Obras de don Francisco de Quevedo Villegas: coleccion completa, corr., ordenada é ilustrada, المجلد 48

الغلاف الأمامي
M. Rivadeneyra, 1859 - 551 من الصفحات
 

ما يقوله الناس - كتابة مراجعة

لم نعثر على أي مراجعات في الأماكن المعتادة.

الصفحات المحددة

طبعات أخرى - عرض جميع المقتطفات

عبارات ومصطلحات مألوفة

مقاطع مشهورة

الصفحة 357 - Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.
الصفحة 400 - En el origen della han hablado algunos linajudos de vocablos, que desentierran los huesos a las voces, cosa más entretenida que demostrada, y dicen que averiguan lo que inventan. También se ha hecho Tesoro de la lengua española, donde el papel es más que la razón; obra grande, y de erudición desaliñada1. Ninguno ha escrito gramática; y hablamos la costumbre, no la verdad, con solecismos. El alma decimos; y supuesto que el alma bueno se puede decir, el, que es artículo masculino, ha de ser...
الصفحة 139 - ... noche; saqueada de los años la boca, ni puede disponer el alimento ni gobernar la voz; las venas, para calentarse, necesitan de la fiebre ; las rugas han desamoldado las facciones ; y el pellejo se ve disforme con el dibujo de la calavera, que por él se trasluce. Ninguna cosa me da más horror que el espejo en que me miro : cuanto más fielmente me representa, más fieramente me espanta.
الصفحة 404 - Sigüenza había un hombre muy cabal y machucho, que dizque se decía Menchaca, de muy buena cepa. Estaba casado con una mujer, y esta mujer era mujer de punto y más grave que otro tanto. Llámese como se llamare.
الصفحة 374 - ... las potencias aun no despiertas. Niño tuve el movimiento débil por la terneza; la fuerza, peligrosa por la travesura ; el apetito, del alimento por lo insaciable ; los humores, amotinados por el hervor ; el conocimiento, confuso por la falta del juicio ; las operaciones, ciegas por la falta de la experiencia; las inclinaciones, enfermizas por la falta de la cordura ; tuve obligación de...
الصفحة 372 - Morirás.» No me alborota hacer lo que todos han hecho y lo j que todos harán. «Morirás.» Primero me lo dijo la naturaleza. «Morirás.» Es vana amenaza, pues ninguno es tan necio que rehuse lo que hace : no hay hora que yo no muera ; ¿ por qué he de temer lo que hago ? ¿por qué he de rehusar llegar adonde me llevo? «Morirás.» No viviera con esperanza de descansar, si no esperara morir. «Morirás.
الصفحة 390 - Doime todas las horas y tengo conversación con la divina Providencia, el entendimiento; con la soberana Justicia, la voluntad; con los escarmientos, la memoria; razonan conmigo los libros, cuyas palabras oigo con los ojos.
الصفحة 79 - Considéralo como el plazo que ponen al jornalero, que no tiene descanso desde que empieza, sino es cuando acaba. A la par empiezas a nacer ya morir, y no es en tu mano detener las horas; y si fueras cuerdo, no lo habías de desear; y si fueras bueno, no lo habías de temer.
الصفحة 87 - ... temblor de los labios, en el ceño de la frente , en la color perdida, en el movimiento y dificultad de la lengua y porfiada repetición de las palabras.
الصفحة 390 - El ánimo, que está fuera de la jurisdicción de cerraduras y candados, se despacha desde la tierra al cielo, y va y viene descansado de jornadas inmensas. Si mis enemigos tienen rencor, yo tengo paciencia. Pueden darme muerte; hazaña es de que se encargó, desde que nací, mi propia naturaleza.