صور الصفحة
PDF
النشر الإلكتروني

vo y devoto para el pueblo todo lo que prescribe el pontifical romano para la celebracion de los sagrados órdenes: en que el concilio 3.° de Cartago (1), el 4° de Orleans de 541 (2), el romano de 1725 (3) y el ecuménico de Trento (4) quieren se instruyan antes muy á fondo los que los han de recibir.

Pero ¿qué sucede?Los mas no tienen ni han leido ni conocen el pontifical, ni han manejado otros libros en que pudieran instruirse, ni se les ha ensayado, como sería muy conveniente durante los ejercicios espirituales, en loque tienen que hacer el dia de las órdenes. De aquí proviene que llegado aquel, aturdidos cogiéndoles todo de nuevo, ni atinan con lo que en el momento previene el maestro de ceremonias que no puede atender oportunamente á todos, si son muchos; ni se lijan en lo que hace el que va delante para seguir del mismo modo; ni oyen ó no se enteran de las

(i) Can. 3.

(a) Can. 6.

(3) Tit. 3o. ean. a.

(4) Se»», a 3 de Reform«

patéticas y serias exhortaciones del prelado; y particularmente los que se ordenan de presbíteros poco versados en el uso del misal y en buscar las oraciones respectivas de la misa, para lo que ha de haber varios registros, y leyendo dos ó tres juntos por un mismo libro dificil de soslencr por su grandor y peso, saltan truncan y omiten muchas cosas, convirtiendo un acto tan grave y magcstuoso en una descompuesta behetría de gritos reconvenciones confusion é irreverencias.

• Él remedio de este mal es'una dclas razones que me han movido para la formacion de este Manual en un' libro' de corto coste y volumen facilísimo, de'adquirir y manejar, y puesto por la mayor parte, en castellano; con cuyo aúxffiq sabrá cada uno de anteníanó lo que le'incumbe hacer -en la parte ritual a) tiempo de las prdencs; y podrá meditar despácio las fervorosas oraciones que el' .prelado á nombre de la iglesia, dirige al pontífice eterno por ios nuevos ministros que le da, y las tiernas exhortacion.es que,hace_á estos sobre la santidad dej ministerio para el

.1 .'; .C . .\,'J t:: , y. ¡

mas fiel desempeño con la ayuda del Señor del terrible cargo que toman sobre sí. Otra es que los cle'rigos tenie'ndole después siempre á la vista se enfervoricen cada vez mas y renueven el espíritu de su vocacion con la frecuente lectura de estas, que podremos llamar las ordenanzas eclesiásticas, al modo que para recordar al soldado sus empeños y alentar su ardor marcial se le leen frecuentemente las ordenanzas militares que se le dieron primero á conocer, y cuya observancia juró solemnemente al alistarse en las'banderas. Así conocerán también que sérán reos de recibir en vano la gracia de ,I)ips (1), los que á pretexto de no estarles encomendada ninguna grey determinada, contentos con cumplir de cualquier (modo el pensum chóri y las peculiares (atribuciones de sú prebenda ó benefició, (se desentienden dé la predicacion administracion, de sacramentos y demás ejercicios del. mintsterio pastoral' á que como coope

[ocr errors]

ra dores de su obispo están obligados todos los sacerdotes por solo el título de su misma ordenacion.

Comprende pues este Manual el rito, amonestaciones y oraciones del pontifical para la colacion de órdenes en lengua vulgar para su mas cómodo uso y mas general inteligencia: conserva por mayor respeto en la latina las formas sacramentarías que se ponen también en castellano: deja solo en latin los salmos himnos letanías y el texto entero de la misa que dicen con el ordenante los que se ordenan de presbíteros, así por no aumentar costo ni volumen, como por que se hallan ya iraducidos al castellano en oíros libros. Va al fin por via de ape'ndice la instruccion sobre el sacramento del orden, con que principia el 2.° tomo de nuestra obrita. El pueblo instruido en sus deberes y usos religiosos, o Manual del cristiano para su arreglo diario y las principales y mas frecuentes ocurrencias de la vida—que publicamos en Santiago en 1825 y nuevamente en 1832.

He creído hacer una cota útil. Varios prelados sabios y piadosos han aprobado él pensamiento. A lo menos (podré decir como Salviano) no será sin fruto el haber querido aprovechar. Hoc ¿psum infrucluosum sallem non erit, quod prodesse tentatii. (Praef. Hb. de Gabera. Dei.^

« السابقةمتابعة »