صور الصفحة
PDF
النشر الإلكتروني

ROMANCES

DERIVADOS DE L.VS TRADICIONES BRITÁNICAS
l ARMORICANAS

Los celtas, como los jermanos, acostumbraban poner en verso las proezas de sus reyes i capitanes para cantarlas en las festividades, regocijar los banquetes i trasmitir las glorias nacionales a la posteridad. Sus bardos, que, a la manera de los escaldos jermánicos, eran juntamente poetas i músicos, i acompañaban sus cantos con el harpa, llamaron la atencion de los escritores griegos i romanos. Pero semejante modo de perpetuar la memoria de las cosas pasadas, tarda poco en alterarlas, hasta que la verdad so pierde de vista bajo el cúmulo de errores e invenciones que se levantan sobre ella. Así nació la epopeya de todos los pueblos que la tuvieron orijinal. Así se formó la mitolojía de Arturo i de los caballeros de la Tabla Redonda, que fué una de las fuentes principales del gran caudal de leyendas i romances que en la media edad inundaron la Europa.

Créese que Arturo (a quien los franceses i castellanos llamaron Artús) reinó en el siglo VI de la era vulgar sobro los britanos o- habitantes de la isla Britania, que boi comprende la Inglaterra i la Escocia. Bien es verdad que algunos niegan redondamente la existencia de este monarca. Cualquiera opinion que adoptemos en el particular, es innegable a lo menos que las invenciones poéticas, fundadas en su historia o leyenda, suben hasta el siglo IX. Ncnnio que (segun los que le dan menos antigüedad) escribió por aquel tiempo, nos ofrece ya, como en bosquejo, los principales hechos que despues hallamos amplificados i desenvueltos en el Bruto de Gofredo de Monmoulh, que fué, en cierto modo, respecto de los romances de Arturo i de la Tabla Redonda, lo que la- Crónica del falso Turpin para con los romances de Carlomagno i los doce pares. Precedieron tambien al Bruto varias leyendas devotas en que se hacía mencion de las soñadas expediciones i conquistas de Arturo en el continente, vlel rapto de su esposa Jinebra pur Melvay, rci de Somerset, de los amores del mismo Melvay con la princesa Glandura, de las correrías de Caradoc en Armúrica, de la conversion del rci Marco, marido de la bella Iseo, i de otros sucesos i personajes que despues ocuparon mucho lugar en los romances i cantinelas bretonas. Ultimamente los contemporáneos de Gofredo recibieron el Bruto como una mera version de un orijinal británico, i hablan de Arturo, como de un personaje cuya fama estaba difundida por lodo el orbe, si bien reconociendo que su historia había sido en gran manera alterada i corrompida por los poetas.*

Estas tradiciones, sin embargo, parecen haberse conservado mejor en la Armúrica, que en el país de su nacimiento. Establecidas en él varias ¡entes de oríjen jermánico, la lengua de los naturales quedó reducida a los estrechos límites de Gáles, Cornwall i algunos condados de Escocia. En lo restante de la Gran Bretaña, prevalecí)*) el habla sajona; i de su roce con el frances, que, intro lucido por los normandos de la Neustria, subsistió largo tiempo en la corte i ejército de los conquistadores, resultó la lengua inglesa, cuya formacion se refiere jeneralmente al siglo XII. Esta revolucion no fué favorable a la antigua poesía británica; los bardos dejaron de ser tenidos en honor, i de su tema favorito parece que solo se conservaban en Inglaterra fragmentos inconexos i noticias vagas, cuando Gofredo de Monmouth, hijo i habitante de Gáles, queriendo resucitarlo, se valió de manuseritos armoricanos i no galeses.

* Véase la introduccion do Mr. Ellia a la seccion tercera de sus Specimcns of carly o.nglish mclrical romances i fas Recherches sur los bardes por M. de la Ruc.

Efectivamente, la Armórica se ballaba cu mui distinto caso. El comun oríjon i la semejanza de lenguaje' atrajeron a aquel país gran número de hritanos, que, hostigados de la tiranía sajona, abandonaban en bandadas sus hoyares para buscar asilo en el continente."' La Armórica empozó entonces a llamarse Bretaña; i sus habitantes, bretones. A esta nueva Bretaña, se trasplantaron las tradiciones de la antigua; i el «nidal de los bardos insulares, considerablemente enriquecido por la imajinacion de sus sucesores armoricanos, adquirió una celebridad de que anteriormente no habia gozado. Si el rei Arturo i el encantador Merlin, si las Jinebros e Iseos, los Langarotes i Tristanes sonaron de un cabo de Europa al otro, las erónicas i lais de los bretones, ya orij i nales, ya traducidos al latin, fueron la veta que labraron i de donde sacaron mas materiales los poetas de la media edad, sin exceptuar los de las mismas Inglaterra i Escocia.

Gofredo de Monmoutb, relijioso benedictino, despues obispo <le San Asapb, eseribió en prosa latina su crónica, llamada vulgarmente El Bruto-, bacía 1138, trasladándola, segun dice, de manuseritos bretones, que Walter Calenio, arcediano de Oxford, habia recojido en Bretaña. El Ululo de la obra en los ejemplares impresos es Britanue ulriusquc rcginn et principum orujo ot gesta, insignia a Galfrulu Monemutkensi ex antiquissimis britannici sermonis monumentis in latinum sermonem traducía. La erónica empieza por el establecimiento de Euéas en Italia, i el nacimiento de Bruto, su biznieto, que va a la Grecia, i se bace rei de la colonia troyana, fundada allí por Eleno hijo de Príamo. Se puede sospcebar quo por lo ménos estos i otros ribetes clásicos se deben a Gofredo, ya que no al arcediano de Oxford. Juntando despues una flota do trescientas veinte i cuatro galeras, Bruto se dirije a la antigua Albion, habitada de jigantes, donde un oráculo le habia pronosticado que reinarían él i su raza. Acosados de las sirenas, arriban a la costa de Francia, donde cncuen

* Ellis' Specimens of thc cnrly english poets, cap. 1.
** Leyden's, Intrnductinn to the compleinl ofScolland.

tran otra colonia de troyanos, fundada por Corineo. Despues de varios sucesos en Mauritania i en Francia, gobernada entonces por doce reyes, que gozaban de igual potestad sobre todo el país, i a quienes Wace, que versificó esta historia en su Bruto, da el nombre de pares, se apoderan de Albion i exterminan a los j¡gantes. Bruto da su nombre a Britania; Corineo, a Cornwall; Locrino, Camber i Albanacto, hijos de Bruto, a Logres, Cambria i Albania. Uno de los descendientes de Bruto fué el rci Leir o Lear, de cuya historia sacó Shakespeare el asunto de su trajedia de esto título. Otro de la misma estirpe fué Brenno, cuya invasion de Italia, como la de Britania por Julio César, están adornadas de incidentes caballerescos. Las heridas de Croceamors, espada de César, son incurables; pero el joneral romano la pierde en un combate singular con Nennio, hermano-del rei Casivelauno, que al fin reconoce el señorío de Roma. La Britania, sin embargo, no so somete formalmente al imperio romano hasta el tiempo del emperador Claudio, i aun entonces menos por armas que por negociaciones, casándose Arsirago, rei del país, con una princesa de la familia imperial. Hasta aquí el libro primero.

Los britanos reciben el cristianismo. Los veintiocho {lamines i tres archifláminea son convertidos en igual número de obispos i arzobispos. Elena, hija de Coel, rei de Italia, se casa con el jeneral Constancio, i da a luz al gran Constantino. El senador Maximiano llega de Roma, i por traicion de Caradoc, duque de Cornwall, destrona al rei Octavio, con cuya hija se easa no obstante la oposicion del principe Conan Meriadoc.— Maximiano conquista la Armórica, que da a Conan; se hace dueño de la Francia, la Alemania i la Italia; i sube al trono imperial.—Conan pide por esposa a la princesa Ursula, sobrina de Caradoc, i un número competente de virjenes para sus oficiales i soldados a fin de poblar la Armórica. Se juntan en efecto once mil virjenes nobles, i sesenta mil plebeyas, que se embarcan con Ursula. Sobreviene una tormenta en que perecen las sesenta mil; las restantes llegan a Colonia, en Alemania, i allí mueren en defensa de la fe i de su virjinidad a manos de Guanino, rei de los hunos, i Melga, rei de los pictos, que erau dos famosos piratas.—Constantino, rei de Britania, deja tres liijos: Constante, Aurelio Ambrosio, i flter Pendraron, con cuya discordia por la sucesion a la corona termina el libro segundo.

Libro tercero. Voltigorn, bombre de malas artes, se apodera del primojénito Constante, i le bace coronar en Londres; mas apenas logra que el joven rei ponga en sus manos todas las plazas fuertes del reino, le bace matar i usurpa el trono. Aurelio i Pendragon se rofujian a la Armórica, llamada ya Bretaña. En esto, llega a la isla un caballero sajon llamado Henjisto con numeroso séquito; el rei, agradecido de sus servicios, le da tierras, i aun le permite que envíe por mas jente a Sajonía. IIcnjixto tiene una bija hermosísima, llamada Rodwen, de quien se enamora Voltigern en un festin. Ho aquí cómo describe este lance el poeta Wace, que algunos años mas adelante versificó en frances el Brillo:

Una doncella entre ellos vino
de rostro i talle peregrino,
que por Ilenjisto fué enjendrada
i Rodwen era llamada.
Hermosura grande tenia;
en todo el reino igual no habia.
Ilcnjisto llama por mensaje
al rei para hacerle homenaje;
i vino el rei privadamente;
í ve la numerosa jente
i el noble castillo almenado
rjue el duque Ilcnjisto ha levantado.
Ilcnjisto al rei ha recibido.
Un gran banquete le ha servido;
i cuando el rei hubo bebido,
i del beber se ha enardecido,
sale jentil, apuesta i bella
de la cámara la doncella.
No pienso que crió natura
otra tan linda criatura.
De un ciclaton, quo es un tesoro,
vestida está; la copa de oro

« السابقةمتابعة »