صور الصفحة
PDF
النشر الإلكتروني

miento hacia ellos, i penetrarnos sobre todo del mas relijioso respeto para con la Providencia especial que tan visiblemente nos protejo. ¡Honor i homenaje eterno al 12 de febrero!

(Araucano, Año de 1842.)

HOSPITALES

Aunque parezca un lugar comun en materia de economías, nunca cesaremos de repetir que el orden i arreglo en la administracion de las rentas, es la baso principal de ellas, por donde conviene empezar toda clase de mejoras o reformas i que debe producir los ahorros mas considerables i seguros.

No nos detendremos ahora en la historia de nuestra hacienda pública, tan pobre i desaereditada en los tiempos de desorden, que nunca alcanzaba a cubrir las primeras exijencias del servicio ordinario del estado, i tan abundante i próspera desde que, aun sin cambiar esencialmente el sistema de rentas, se introdujeron algunos arreglos en su administracion interior; arreglos que, corrijiendo abusos i vicios inveterados, i conduciendo gradualmente a mejoras sustanciales, la han puesto en el punto de riqueza en que so halla, i lo que es mas todavía, en situacion de recibir reformas tan importantes, como las que se están obrando actualmente en todo el rejimen de aduanas por el espíritu activo i emprendedor del digno ministro que se halla a la cabeza del departamento.

Para conocer lo que importan el orden i arreglo, bastará solo formar una lijera idea acerca de un ramo que poco atrae las miradas del público, sin embargo de su grande importancia; tal es el do la administracion de hospitales, que corría pocos años hace al cargo de varios particulares, sin sistema ni oficina regular que entendiese en la recaudacion c inversion de sus rentas, i que llevase la contabilidad correspondiente de un modo claro i exacto. La creacion posterior de la junta de hospitales i su tesoreria dieron desde el principio los mas satisfactorios resultados, ganando la humanidad adijida, con los mayores capitales que desde luego pudieron dedicarse a la mejor asistencia de los enfermos i de los huérfanos, i aun consiguiendo un sobrante considerable de fondos que se pusieron sucesivamente a rédito, i que con sus nuevos incrementos permitirán ahora el que se emprendan edificios costosos en obsequio de los mismos establecimientos.

De este modo el hospital de San Juan de Dios, que en los años de 1827, 28 i 29, bajo la anterior administracion, habia gastado la suma de sesenta i siete mil trescientos noventa i ocho pesos seis i un cuartillo reales, pudo gastar en los años do 1833, 34 i 35, bajo la actual administracion, la cantidad de ochenta mil quinientos cincuenta i cuatro pesos sieite i medio reales. En el hospital de San Borja, se invirtieron treinta i un mil cuatrocientos ochenta i un pesos tres cuartillos en los años de 1828, 29 i 30; i en los de 1833, 3i i 35, la suma de cuarenta i cuatro mil trescientos treinta i seis pesos. I finalmente en la casa de huérfanos, en un período de tres años i medio do la antigua administracion, i otro igual de la nueva, ha podido exceder ésta en la suma de veinte i tres mil setecientos ochenta i nueve pesos siete i medio reales los gastos de aquélla.

Gracias al celo, actividad e intelijencia del tesorero i la junta del ramo, posteriormente se ha mejorado todavía la asistencia de los enfermos i huérfanos, a pesar de haber crecido considerablemente el número de los que concurren a los hospitales, sin duda por el aumento de poblacion i las mismas mejoras del servicio.

Se hace por tanto indispensable la construccion de edificios mas extensos i convenientes; i nos es satisfactorio anunciar que el supremo gobierno de consuno con la junta de hospitales se ocupan actualmente do esto importante objeto; no siendo posible mantener por mas tiempo el antiguo sistema de covachas i crujías, tan perjudicial al servicio i salubridad do los enfermos, ni proporcionar lugar a los muchos que lo solicitan en los establecimientos.

Es sabido que el hospital do mujeres, que fué construido orijinalmente para otro' objeto, se halla en estado de ruina, por la antigüedad de sus edificios, que tampoco podrán servir por su forma, estrechez, falta de ventilacion, etc., para el destino que actualmente tienen. Es necesario, pues, un edificio enteramente nuevo i sobre un plan regular, económico i conveniente para el objeto.

En cuanto al hospital de San Juan de Dios, aunque orijinalmente construido con bastante solidez i extension para su destino i la poblacion de aquel tiempo, el ineremento de enfermos que hemos indicado antes, lo hace igualmente estrecho. Tampoco puede considerarse como un hospital en forma, o construido segun las reglas del arte, unidas a los adelantamientos que en esta parte ha proporcionado la ciencia. Contraria a ella es, por ejemplo, su falta de ventilacion i forma de erucero que establece mas bien una corriente de aire pestilencial o infecto, i que se comunica de una sala a otra, por el contacto jeneral en que se hallan los enfermos, cualquiera que sea la naturaleza o diversidad de sus dolencias. Creemos, pues, que en lugar de ensancharse, este hospital debe ser edificado igualmente de nuevo.

En tal caso, proponemos por nuestra parte la venta de "los terrenos que actualmente ocupan los hospitales de San Juan do Dios i San Borja, i la adquisicion de un buen local para estos mismos hospitales reunidos, que podría obtenerse a un bajo precio en los barrios de la Recoleta o la Chimba i que serian al mismo tiempo los mas convenientes para situar estos establecimientos con ventaja de ellos i sin perjuicio de la salubridad pública, como sucede al presente. Se concibo desde luego que, con la venta de los sitios i materiales de los hospitales mencionados, habría un exceso considerable sobre la compra de otro local, para destinarse a la construccion de los nuevos edificios, i para cubrir a lo menos la mitad de su costo, si so atiende al alto precio a que han subido en la Cañada los terrenos i el pequeño valor que tienen actualmente en el barrio de la Chimba.

Aun sin estas ventajas, siempre seria conveniente la traslacion de los hospitales, en razon de su mejor ventilacion en el barrio indicado, i por causa de la salubridad pública, segun hemos advertido antes. Pero hai mas: la economía que resultaría de la reunion de los hospitales en un mismo local, aunque con las separaciones convenientes, sería muí considerable i produciría notables mejoras en su réjimen, asistencia i servicio interior; se baria éste mas regular, económico i conveniente, pudiendo simplificarse en casi todos sus departamentos, i aun ganarían en mayores facilidades la junta directora, su oficina de contabilidad, los médicos, practicantes, boticarios i demas empleados.

Tenemos a la vista los planos de un hospital jeneral de esta Clase, i que ha reunido los sufrajios de los mejores facultativos de. Kuropa, tal es el de Burdeos, ciudad importante de Francia, que contaba ya con monumentos de primer orden i el movimiento activo de su puerto en comunicacion con dos mares. Esta ciudad, con una poblacion do cerca de cien mil almas dentro de sus límites i mas de quinientas mil en su departamento, solo tiene un hospital jeneral, dividido en dos alas para los dos sexos, i gubdividida cada una de ellas en series de espaciosas salas para los enfermos. Estas salas se hallan colocadas paralelamente entre sí, en los dos costados de un vasto patio, con galerías corridas, i separadas unas de otras por pequeños jardines de árboles i plantas, del mismo largo i doble ancho de las salas. En la fachada principal, se encuentra colocada la iglesia en su centro, i a los dos lados las puertas exteriores que conducen a los dos departamentos de mujeres i hombres; el frente en el fondo contiene varias oficinas, como refectorio i habitaciones de las reli jiosas do caridad; botica, laboratorio, lencería, etc. con los pasadizos necesarios que conducen a otro patio interior, en donde so encuentran el anfiteatro i salas de diseccion, depósito de cadáveres, baños, panadería, lavadero, cocina, etc. Separadas de este modo las salas unas de otras, es fácil establecer la clasificacion de las enfermedades i la especial asistencia de cada una de ellas, sin el grave inconveniente de la aglomeracion, i comunicacion del aire infecto de muchas salas reunidas. Los jardines intermediarios proporcionan ademas a cada una

« السابقةمتابعة »