صور الصفحة
PDF
النشر الإلكتروني

ESTABLECIMIENTO

DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE

El proyecto de bases para el establecimiento de la universidad de Chile, mandada fundar por lei de 17 de abril de 1839, ha sido plenamente aprobado por el consejo de estado i remitido a las cámaras lejislativas, como se verá por el mensaje que, con el mismo proyecto, aparece ahora en las columnas de este papel. El público i las cámaras so hallan, pues, en posesion de formar juicio acerca de un proyecto, que es en sí mismo, segun nuestro modo de ver, un paso importante, si no decisivo, que va a dar el país en la carrera de su civilizacion i adelantamientos. Formado, segun las ideas dominantes del dia, i por los modelos mas aereditados en los países que antes do nosotros se han hallado en el caso de refundir sus instituciones universitarias, para nivelarlas a las necesidades de la época, o hacerlas contribuir eficazmente a la marcha progresiva de la civilizacion, nos hemos creído autorizados, desde que tuvimos conocimiento del proyecto, para representarlo como uno de los mas útiles i benéficos que habia preparado el gobierno, i acaso como el mas fecundo en importantes resultado», para esta i las jeneraciones venideras.

No se trata de aquellos establecimientos escolásticos o de ciencias especulativas, destinados principalmente a fomentar la vanidad de los que deseaban un título aparente de suficiencia, sin ventajas reales e inmediatas para la sociedad actual; tampoco se ha tenido en vista la idea jigantesca de una de aquollas academias, propias de los países adelantados en saber i riquezas, donde se ostenta el lujo de las ciencias i donde los hombres eminentes en ellas encuentran la recompensa de una larga i laboriosa carrera.

Se desea satisfacer en primer lugar una de las necesidades que mas se han hecho sentir desde que con nuestra emancipacion política pudimos abrir la puerta a los conocimientos útiles, echando las bases de un plan jeneral que abrace estos conocimientos, en cuanto alcancen nuestras circunstancias, para propagarlos con fruto en todo el país, i conservar i adelantar su enseñanza de un modo fijo i sistemado, que permita, sin embargo, la adopcion progresiva de los nuevos métodos i de los sucesivos adelantamientos que hagan las ciencias. I esta necesidad tan jeneralmente sentida, que ha sido reconocida por actos auténticos en casi to las nuestras lejislaturas, i sobre la cual ha insistido principalmente la constitucion que nos rijo, no podia llenarse sin una corporacion especial, a cuyo cargo estuviesen la formacion del plan de estudios i su cumplida ejecucion, lo mismo que las mejoras que deban introducirse con el tiempo, i sobre todo la asidua vijilancia i contraccion que exije la economía administrativa de la enseñanza en los diversos ramos que comprenden los conocimientos humanos.

Se echaba de menos, en segundo lugar, un cuerpo conservador, por decirlo así, de estos conocimientos, que, bebiendo en las fuentes i manteniendo las buenas doctrinas, alejase de entre nosotros el empirismo, sin permitir que el mediano saber o el superficialismo, talvez mas fatales para las naciones que la ignorancia, ocupen el lugar del verdadero mérito, que solo puede ser puesto a la prueba i jeneralmente reconocido por medio de estos cuerpos científicos.

Se necesitaba igualmente de una academia en que pudiesen cultivarse i brillar los injenios nacionales, que frecuentemente nacen entro nosotros para morir pronto por falta de un teatro aparente i digno, i por falta de aquellos estímulos de honor i gloria que solo pueden alentar a las almas elevadas i jenerosas, i que son en todas partes la vida de las ciencias i de las artes liberales. Estas mismas ciencias i artes apenas tienen aplicacion entre nosotros; i ninguna carrera segura aparece abierta al joven estudioso que las ha cultivado con esmero i aprovechamiento, i que se ve obligado, por lo mismo, a interrumpir el curso de sus penosas tareas para dedicarse a otra vocacion ajena. Al cuerpo universitario está reservado presentar un vasto campo de accion en la carrera de los conocimientos humanos, estimular su cultivo, i coronar el mérito: él debe poner en honor las ciencias, i demostrar a los hombres industriosos en particular, como a la comunidad entera, que sin ellas no hai verdaderos i sólidos adelantamientos, que ellas son el manantial de todas las riquezas.

El gobierno, la lejislatura, i todas las administraciones públicas necesitan llamarlas con frecuencia en su auxilio; i nada útil o importante puede emprenderse, sin que primero sea sometido a la ciencia i arreglado por ella. Hó aquí tambien otro de los grandes objetos que debe llenar el cuerpo universitario, segun el texto de las atribuciones designadas al mismo cuerpo en jeneral, i a cada una de las facultades en el proyecto do bases. De este modo, la facultad de teolojía i su academia de ciencias sagradas, ademas de proporcionar al estado sujetos verdaderamente idóneos para el ministerio sacerdotal, suministrará frecuentemente al gobierno i a los prelados de la iglesia chilena las bases de las mejoras o reformas que convenga introducir en ella, en beneficio de los fieles i en consonancia con los principios jenuinos del evanjelio i decisiones de la iglesia.

La de cieneias sociales es llamada naturalmente a un continuo ejercicio en los diversos ramos que comprende, sobre todo, en un pais que se halla en el caso de completar o reformar su organizacion social: así pues, la economía política i las ciencias financieras, la política propiamente dicha, las ciencias legales i administrativas, el derecho público e internacional i las ciencias morales en jeneral, serán puestas a contribucion en beneficio del pais.

No será menos frecuente el recurso de casi todos los poderes i autoridades del estado a la facultad do ciencias físicas i matemáticas: el movimiento industrial del país debe apoyarse en ella, lo mismo que los medios do facilitarlo i protejcrlo. Caminos i canales, bosques, aclimatacion i cultivo en jeneral, industria minera, fabril, etc., construcciones navales, fortificaciones, i cuanto contribuye a la defensa i gloría de la nacion i sus adelantamientos, debe ser meditado i preparado con el auxilio esencial de estas ciencias, i ejecutado por los que las profesan.

Las ciencias médicas, que felizmente empiezan a cultivarse por nuestros conciudadanos, necesitan do un centro comun de estudio i fomento, dondo reciban el lustre i la popularidad que les corresponde, i donde deban bacersc para la jeneralidad mas útiles i benéficas que lo que han sido hasta el presente. La facultad do estas ciencias, criada en la universidad, debe llenar semejantes objetos, estudiar especialmente las enfermedades del país, i presentar a sus autoridades oportunamente el fruto de sus trabajos en este ramo, así como en los de hijienc pública i privada, tan descuidadas entro nosotros.

Nos resta que hablar de la facultad de humanidades, a la que está encomendado especialmente el estudio do la lengua nacional i el cultivo de las letras. Esta facultad, ademas del fomento que deberá dar a la ideolojía, la literatura, la historia i los demas ramos que le son peculiares, tiene el encargo de la enseñanza primaria i secundaria en toda la república, su fomento, i los libros elementales i métodos que deberán adoptarse en ella.

Fácilmente se dejan ver, por esta lijera reseña, los grandes objetos que debe llenar la universidad de Chile, las necesidades urjentes que es llamada a satisfacer i los inmensos beneficios que de semejante corporacion debe derivar el país, no solo en el curso de los años, sino tambien desde el principio de su carrera. I mas fácilmente resaltan todavía la importancia i utilidad práctica del establecimiento proyectado, cuando se contrasta con el edificio gótico de la antigua universidad de San Felipe, obra de otros tiempos, de otras costumbres i otras exijencias; i que, si pudo servir entonces de algun aliciente para el cultivo de las ciencias, se habia hecho enteramente inútil, por no decir embarazoso, en la presente época. Nos prometemos extendernos en otra ocasion sobre esta materia.

[merged small][graphic][graphic]
« السابقةمتابعة »