Los Galeotes: comedia en cuatro actos

الغلاف الأمامي
Casa Editorial Calleja, 1876 - 294 من الصفحات
 

ما يقوله الناس - كتابة مراجعة

لم نعثر على أي مراجعات في الأماكن المعتادة.

الصفحات المحددة

طبعات أخرى - عرض جميع المقتطفات

عبارات ومصطلحات مألوفة

مقاطع مشهورة

الصفحة 6 - ... -¡Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados; y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío.
الصفحة 7 - En las quiebras de las peñas y en lo hueco de los árboles formaban su república las solícitas y discretas abejas, ofreciendo a cualquiera mano, sin interés alguno, la fértil cosecha de su dulcísimo trabajo.
الصفحة 145 - Siempre, Sancho, lo he oído decir: que el hacer bien a villanos es echar agua en la mar. Si yo hubiera creído lo que me dijiste, yo hubiera excusado esta pesadumbre; pero ya está hecho: paciencia, y escarmentar para desde aquí 5 adelante. — -Así escarmentará vuestra merced — respondió Sancho — como yo soy turco...
الصفحة 7 - Eran en aquella santa edad todas las cosas comunes; a nadie le era necesario, para alcanzar su ordinario sustento, tomar otro trabajo que alzar la mano y alcanzarle de las robustas encinas, que liberalmente les estaban convidando con su dulce y sazonado fruto.
الصفحة 228 - ¡Oh ! ... Yo os ofrezco, yo os juro que no os arrepentiréis, cuando a conocer lleguéis mi origen excelso y puro. Al primer grande español no le cedo en jerarquía ; es más alta mi hidalguía que el trono del mismo sol.
الصفحة 221 - ¿Por qué tiempo perder? La jaca torda, la que, cual dices tú, los campos borda; la que tanto te agrada por su obediencia y brío, para ti está, mi dueño, enjaezada; para Curra, el overo; para mí, el alazán gallardo y fiero... ¡Oh, loco estoy de amor y de alegría!
الصفحة 58 - Lo abraza. ¡Tienes toda la cara de tu padre! A don Miguel. Eres tú mismo, cuando estábamos allá en Córdoba... DON MIGUEL. ¿Qué dices, hombre? DON MOISÉS. La mirada, la sonrisa... ¡Tú, tú! PEDRITO. Dispense usted, pero... DON MIGUEL. Te advierto que éste no es mi hijo. DON MOISÉS. ¿No? JEREMÍAS. ¡Ni le toca nada! DON MOISÉS. Chico, ha sido una ofuscación... Lo declaro. ¡Porque es que no he visto dos caras más distintas! No sé por dónde... Nada, una ofuscación. A Pedrito. Bien,...
الصفحة 70 - Calixto, harto ya de sufrir penalidades, hace tres meses que voló de mi hogar: fuése a correr fortuna. No sé de él. Mi hijo Mario, en quien — ¿a qué voy a ocultártelo a ti? — - tengo puestas todas mis esperanzas y todas mis ternuras... postrado está en la cama del dolor. Se me muere, Miguel, se me muere en aquella fétida guardilla. No tengo recursos, no tengo medios... ¿Qué hago? Parece imposible que haya desventura mayor. Parece imposible, ¿no es verdad? Pues oye: el casero me ha...
الصفحة 64 - PEDRITO. (Eso no está tan bien.) DON MOISÉS. Quiero ver si se me quita con el tabaco este amargor de lágrimas que me viene a la boca. Don Miguel le da un cigarrillo y ambos fuman. |Ay, Miguel, Miguel; cuánto he padecido, cuánto he sufrido! No encontrarás un dolor en el mundo que no me sea tan familiar como el abrir y cerrar los ojos. ¿Ves cómo estoy de canas? Pues cada una es una herida, cada una es un desengaño, cada una es un amigo que he perdido.
الصفحة 62 - Las zarzas del camino, chico. Don Miguel. — ¡Pobre Moisés! Don Moisés. — ¿Tienes algunos hijos? Don Miguel. — Una hembra: Gloria. Don Moisés. — Gloria será, en efecto. Don Miguel. — Es buena, es buena: no puedo quejarme. ¿Y tú, Moisés? Cuéntame tu vida. Don Moisés. — No deseo otra cosa. Es un barco de penas: estoy en alta mar... y no veo tierra por ninguna parte. (Cogiéndole una mano a don Miguel). ¿En ti tengo un amigo, verdad? Don Miguel. — No me lo preguntes. Don Moisés....

معلومات المراجع